Masajes anticelulíticos: ¿son eficaces? ¿Qué beneficios traen consigo?

La piel de naranja y la retención de agua han sido edematosas y, si no se tratan rápidamente, pueden convertirse en celulitis: una enfermedad real que afecta a la mayoría de las mujeres.

Ya hemos visto, en artículos anteriores, una serie de tratamientos estéticos y médico-estéticos para reducir las imperfecciones de la celulitis; hoy evaluaremos las propiedades y beneficios del masaje de drenaje linfático.

Los masajes anticelulíticos ayudan a reducir la piel de naranja regenerando los tejidos mediante técnicas de manipulación que actúan, de forma específica, sobre las zonas afectadas por imperfecciones (especialmente muslos y glúteos).

Los masajes también ayudan a drenar el exceso de líquidos, eliminando así los desechos y las toxinas que causan la inflamación.

Existen muchos tipos de masaje: desde los superficiales (que activan el sistema linfático) hasta los tratamientos más vigorosos, capaces de estimular en profundidad el tejido conjuntivo y la circulación sanguínea.

Los masajes linfodrenantes están indicados en la primera fase de la celulitis (edematosa): el operario realizará el tratamiento concentrándose en la parte superficial de la piel y favoreciendo el drenaje de líquidos.

Los masajes conectivos, por el contrario, están indicados en el caso de celulitis en estadio 2 (fibrosa) o 3 (esclerótica), condiciones en las que es necesario intervenir con acciones más profundas. A través de la presión energética de los dedos y los nudillos, las zonas afectadas son masajeadas más profundamente, estimulando el tejido conectivo para reactivar los tejidos y estimular la circulación sanguínea.

El resultado de los masajes no es definitivo, por lo que es necesario repetir el tratamiento periódicamente a lo largo del año.

Una excelente ayuda para entender cuándo es el momento de realizar una nueva sesión de masaje proviene de la termografía de contacto: una tecnología innovadora capaz de mostrar, a través de imágenes en color de alta resolución, la situación del tejido subyacente resaltando el estado de la celulitis (incluso cuando no es visible a simple vista o detectable a la palpación).

Esto lleva a una doble ventaja: en primer lugar, es posible recurrir a tratamientos preventivos, incluso antes de que se produzca el problema (visualmente hablando), permitiendo el uso de técnicas menos invasivas (a menudo es suficiente utilizar buenas cremas cosméticas combinadas con un estilo de vida saludable con la actividad física adecuada), y en segundo lugar, es posible establecer la eficacia de los masajes sesión tras sesión, con el fin de comprobar cuál es la más adecuada y eficaz para nuestro cuerpo.

La termografía de contacto se basa en el uso de placas de cristal líquido que, cuando se aplican a la piel, detectan cualquier temperatura mínima reflejando (a través de una imagen termográfica) lo que ocurre en los tejidos de abajo.

Realizando un análisis antes y al final de cada masaje de drenaje linfático, será posible tener una idea de los beneficios reales del tratamiento al que se está sometido.

La termografía (producida por IPS y protegida por una patente internacional) es un examen totalmente libre de contraindicaciones, indoloro, fácil de realizar y repetir.

El sistema termográfico se puede encontrar en los mejores centros de belleza y médicos, en farmacias y en los mejores estudios nutricionales.