Eliminar la celulitis y la adiposidad localizada con el tratamiento endodérmico

En los últimos años, la investigación estética ha avanzado mucho en el desarrollo de nuevas tecnologías capaces de atajar dos problemas muy extendidos: la celulitis y la adiposidad localizada.

Estamos hablando de dos trastornos que se manifiestan con imperfecciones poco agradables a la vista, que pueden afectarnos considerablemente (tanto desde el punto de vista psicológico como de nuestra salud): de ahí la necesidad de encontrar tratamientos y métodos de abordaje cada vez más eficaces y duraderos.

La tendencia de los últimos años es combinar varios tratamientos en una sola máquina para tener una acción combinada que maximice los efectos: un claro ejemplo es el tratamiento endodérmico computarizado que combina radiofrecuencia bipolar, infrarrojos y aspiración al vacío.

  • La radiofrecuencia es excelente para estimular la producción de colágeno y elastina, dos componentes que tonifican y mejoran los tejidos.
  • Los infrarrojos actúan en profundidad calentando las células grasas que luego son expulsadas por nuestro sistema linfático.
  • El masaje de vacío acelera el metabolismo celular y favorece la microcirculación.

 

Hablamos de un tratamiento combinado muy eficaz, con acción lipolítica que permite deshinchar piernas y glúteos y eliminar las almohadillas de las zonas clásicas de acumulación como caderas, abdomen, brazos o pantorrillas.

Las sesiones duran entre 20 y 30 minutos, dependiendo del tamaño de la zona a tratar, y son indoloras. Una vez que haya terminado, podrá volver inmediatamente a sus actividades cotidianas.

Te recomendamos que confíes siempre en un buen centro de estética, dotado de termografía de contacto, una tecnología Made in Italy que permite un análisis preciso y dirigido del estado de los tejidos: respecto a la celulitis, es posible identificar el estadio (ausente, edematoso, fibroso, esclerótico) mientras que para las adiposidades localizadas, es posible distinguir las blandas de las endurecidas.

Utiliza unas placas termográficas especiales de alta resolución que, una vez colocadas en la zona a analizar, muestran la composición de los tejidos subyacentes en pocos segundos (y mediante una imagen en color de alta definición): son tan sensibles que permiten incluso detectar los primeros estadios de la celulitis cuando aún no es visible a simple vista ni detectable por palpación.

El análisis termográfico no presenta ningún tipo de contraindicación y puede ser realizado por cualquier persona, también para hacer un seguimiento de cada mínima mejora conseguida gracias al tratamiento al que nos hemos sometido.