¿Cuánto dura un tratamiento anticelulítico?

En nuestros artículos anteriores, hemos hablado extensamente sobre la celulitis y los mejores tratamientos cosméticos, estéticos y médico-estéticos que podemos poner en práctica para tratarla.

Después de todo, la paniculopatía edematosa-fibroesclerótica (o, más comúnmente, la celulitis) es un problema caracterizado por una molesta mancha de piel de naranja que afecta a más del 80% de las mujeres, generando un fuerte malestar físico y psicológico en las afectadas.

Sabemos que el primer paso para tratarlo es partir de un correcto análisis que podemos realizar en un centro de estética, o en un centro médico estético o nutricional equipado con termografía de contacto, una tecnología especial diseñada y patentada por IPS S.r.l. que permite identificar y clasificar la celulitis en una de sus etapas (edematosa, fibrosa, esclerótica).

El análisis de la celulitis se realiza de forma sencilla y no invasiva, simplemente colocando una placa termográfica en la zona a controlar: en unos instantes el sistema mostrará una imagen en color de alta resolución, reflejando la composición de los tejidos subyacentes.

De esta forma será fácil para el operador entender tanto el tipo de celulitis a afrontar como la gravedad del caso para poder proponer el tratamiento específico más eficaz para nuestro cuerpo, así como el número de sesiones ( ciclos de tratamiento) necesarios para obtener resultados satisfactorios y duraderos.

En principio, cada sesión y cada tratamiento trae beneficios pero, para una condición de celulitis media (por ejemplo fibrosa), podemos esperar resultados excelentes y duraderos con al menos 8-10 citas, dependiendo del tipo de tratamiento practicado.

El número de sesiones también depende de cuánto, a través del estilo de vida y la nutrición, es posible ayudar al proceso fisiológico de desintoxicación del cuerpo, la reactivación de los músculos y la eliminación de la retención de agua.

En cualquier caso, gracias a la ausencia total de contraindicaciones y la fácil repetibilidad del examen termográfico, es posible realizar un análisis después de cada tratamiento para tener una idea clara y tangible de los resultados obtenidos, aplicación tras aplicación.

Sin embargo, también hay casos en los que bastan muchas menos sesiones: por ejemplo, cuando se actúa desde una perspectiva preventiva; También en este caso, la termografía de contacto puede ser de gran ayuda, ya que permite detectar los primeros rastros de celulitis incluso cuando aún no son visibles a simple vista o detectables por palpación.