¿Cuáles son las mejores actividades físicas para combatir la celulitis?

Como todos sabemos, el estilo de vida, la nutrición y la actividad física son 3 pilares fundamentales para prevenir y combatir la celulitis: es necesario, de hecho, disminuir la masa grasa y aumentar la masa magra, tonificar el cuerpo, mantener el metabolismo activo y mejorar la circulación.

En función del nivel de preparación física y de la edad, podrás elegir el entrenamiento más específico para tus necesidades que deberá dividirse en dos partes específicas:

  • ejercicio aerobico,
  • ejercicio de fortalecimiento anaeróbico.

Los beneficios de un programa de entrenamiento mixto, que incluye actividad de fortalecimiento aeróbico y anaeróbico, son muchos:

  • actividad aeróbica, mejora la función cardiovascular, aumenta el consumo de energía (aumentando también la oxidación directa de las grasas) y mejora el metabolismo de la glucosa,
  • la actividad de fortalecimiento aumenta el trofismo muscular, fortalece la estructura ósea, aumenta el metabolismo basal, optimiza el retorno venoso de los miembros inferiores y mejora la circulación.

Además, ambas actividades favorecen los procesos normales de desintoxicación de nuestro organismo, ayudándolo a expulsar las toxinas.

Análisis termográfico: el punto de partida de todo tratamiento anticelulítico

Además de la actividad física y una correcta alimentación, la cosmética, la estética profesional y la medicina estética, en los últimos años, han desarrollado diversas tecnologías eficaces para prevenir y reducir la celulitis pero, para cada tratamiento, es fundamental conocer la situación real de los tejidos de la piel. para planificar el mejor camino posible.

Gracias a una tecnología particular, fabricada en Italia por IPS s.r.l. y denominada “termografía de contacto” es posible analizar y clasificar, de manera fácil y rápida, el estado de la celulitis.

Esta evaluación, denominada «análisis termográfico de la celulitis«, implica el uso de una placa especial de cristal líquido microencapsulado que se aplicará en el área a analizar; en unos segundos, el sistema mostrará una imagen en color de alta resolución, reflejando la situación de los tejidos subyacentes.

Esto permitirá al operador conocer la situación de partida distinguiendo entre celulitis edematosa, celulitis fibrosa o celulitis esclerótica, para orientar al cliente hacia el camino más efectivo.

Dada su altísima sensibilidad, también es posible moverse en una perspectiva preventiva, ya que el sistema es capaz de mostrar las primeras acumulaciones (cuando aún no son visibles a simple vista y no se pueden detectar a la palpación).

Hablamos de un análisis totalmente libre de contraindicaciones (por lo tanto repetible, tratamiento tras tratamiento, para monitorizar su evolución), no invasivo y que puede ser realizado por cualquier persona de forma fácil, rápida y cómoda.