Cómo combatir la celulitis con el deporte

La celulitis es un problema que aqueja a la mayoría de las mujeres, manifestándose con una molesta mancha cutánea de piel de naranja; podemos, sin embargo, adoptar una serie de hábitos saludables que, además de contrarrestar la imperfección, también mejoren nuestro estilo de vida, como practicar deporte con asiduidad.

¿Qué deporte practicar para combatir la celulitis?

Para tener resultados evidentes y duraderos es necesario disminuir la masa grasa y aumentar la magra: de esta forma se podrá mejorar la masa muscular, tonificar el cuerpo, reactivar el metabolismo y la circulación.

Dependiendo del nivel físico y la edad, es posible elegir el mejor deporte para cada uno de nosotros, como por ejemplo:

  • Trabajos cardiovasculares de baja intensidad: caminata, natación, ciclismo, esquí de fondo, escalada, patinaje, circuitos funcionales con cuerpo libre o con pequeñas herramientas, a baja intensidad.
  • Ejercicios para oxigenar, regenerar el cuerpo y reducir el estrés: yoga, pilates, meditación, entrenamiento autógeno y estiramientos.
  • Entrenamientos de cardio de alta intensidad: circuitos y entrenamientos de peso corporal o con pequeñas herramientas funcionales de alto impacto, spinning, caminar intercalado con carrera.
  • Trabajos musculares: circuitos y ejercicios con cargas externas.

La celulitis debe tratarse por dentro y por fuera: para actuar y tener resultados duraderos, también es necesario hidratarse adecuadamente, seguir una dieta sana y equilibrada, evitar el estrés, reducir el número de horas con tacones altos y ropa ajustada y regularizar la intestino.

La importancia del correcto análisis de la celulitis

Uno de los aspectos más importantes, antes de iniciar cualquier proceso de mejora de la celulitis, es realizar un análisis previo mediante termografía de contacto. A través de este sistema es posible monitorear constantemente la condición, también gracias al análisis no invasivo y la ausencia total de efectos secundarios.

Su sensibilidad también le permite detectar la presencia de celulitis en etapas muy tempranas, cuando aún no es visible a simple vista o detectable a la palpación: esto le permite tener una enorme ventaja estratégica, permitiéndole actuar en una perspectiva preventiva.

Su uso es muy sencillo y se basa en placas de cristal líquido microencapsuladas que se colocan sobre la zona a analizar: en pocos segundos, gracias a la detección de la temperatura de la piel, el sistema mostrará una imagen en color, de alta resolución, que refleja el estado de los tejidos subyacentes, destacando la presencia y el estadio de la celulitis.