Análisis de celulitis con termografía en contacto: ¿cuáles son los beneficios?

Nacida en los años 70 en el campo de la medicina, la termografía de contacto se utiliza hoy en día para la detección y el análisis de la celulitis en función de sus aspectos térmicos.

El sistema se basa en el uso de placas con cristales líquidos microencapsulados, capaces de cambiar de color según la temperatura con la que entren en contacto; al colocar las placas en el cuerpo, gracias a la variación cromática, es posible detectar la presencia, incluso de manera temprana, de la celulitis, distinguiéndola de la adiposidad localizada.

Gracias a la interpretación de estas imágenes, con tecnología patentada internacionalmente por IPS, los especialistas podrán identificar las diferentes etapas (edematosa, fibrosa, esclerótica) y proceder a establecer terapias enfocadas caso por caso, mostrando a los pacientes la presencia de celulitis y su tendencia siguiendo los tratamientos.

En este sentido, es importante enfatizar que el examen puede repetirse varias veces y sin consecuencias, ni para los pacientes ni para los productos, que no requieren un mantenimiento periódico.

Este sistema, no invasivo y totalmente indoloro, permite identificar también las etapas más tempranas de la celulitis, que no son visibles y no pueden detectarse por palpación, y mostrarlas claramente al paciente, con quien, por lo tanto, es posible actuar también en términos de prevención.

Las herramientas proporcionadas por I.P.S. para la termografía de contacto, únicas en su tipo, permiten un análisis rápido y eficaz, útil no solo para los profesionales a nivel de diagnóstico, sino también para los pacientes, que pueden comprender fácilmente la necesidad de tratamientos y terapias desde los primeros signos de la celulitis.

La posibilidad de identificar el tratamiento más adecuado para cada caso y controlar su evolución permitirá a los especialistas aumentar la lealtad de sus clientes, lo que solo puede satisfacerse mediante un método de diagnóstico inocuo, rápido pero altamente científico, cuya historia comienza desde la detección de enfermedades mamarias y hasta su uso actual en el campo estético.

Nutricionistas, dermatólogos, esteticistas, especialistas en el campo del tratamiento de la celulitis, pero también empresas que producen los tratamientos: estos, y no solo, son los profesionales que pueden beneficiarse de I.P.S. Para la termografía de contacto.